Echar al entrenador: solución o problema

Por Cristobal Sánchez Castillo, que nos ofrece una opinión personal sobre el conjunto bético desde la perspectiva de sus propios aficionados. Gracias por el artículo.

El Real Betis comenzó la temporada como favorito al ascenso, a día de hoy, el Hércules y La Real Sociedad se escapan a 9 puntos del conjunto sevillano, que se encuentra séptimo, a 3 puntos del ascenso. La distancia actual con los equipos de cabeza, hace pensar que el equipo de Heliópolis, pugnará por la tercera y última plaza de ascenso.
Al Betis se le suponía una de las mejores plantillas de la liga Adelante, con internacionales como Ricardo, Nelson, Emaná, Odonkor o Sergio García, por lo tanto, el objetivo del ascenso de categoría debía ser poco más que un paseo. Para tal objetivo se fichó al experimentado entrenador Antonio Tapia, que venía de hacer una buena temporada con el Málaga CF. Tras media temporada el equipo ha dado un rendimiento muy irregular, con espectaculares goleadas ensombrecidas por humillantes derrotas, y el máximo mandatario, Manuel Ruiz de Lopera, empieza a perder la paciencia.
En tal situación parece que lo ideal es el cambio de entrenador, pero lo preocupante son las carencias mostradas a día de hoy por el plantel, ya que los centrales son muy poco contundentes, los medios no mandan en la medular, los extremos no desbordan y los delanteros, además de ser tan sólo dos, para una categoría dura y larga como la segunda división, no están encontrando portería con facilidad.


Ante esta, y desde mi humilde posición, recomendaría a Ruiz de Lopera, que no utilice a Tapia como “cabeza de turco” y que se rasque el bolsillo en busca de refuerzos, para confeccionar en el mercado invernal una plantilla acorde con la afición, historia, presupuesto y expectativas del club.

¿Presunta objetividad?

Por Arturo Hacha, gran amigo y futuro periodista.

 

Cuando digo que estudio periodismo y debido a mi afición al deporte en general, muchos señalan convencidos que mi destino profesional soñado sería el de trabajar en Marca o As. Por lo general, suelo asentir galantemente porque decir todo lo que pienso de medios así conllevaría horas de monólogo que pueden resultar aburridas. Para poner en antecedentes a los ( virtuales) lectores y de forma breve, podemos decir que los periódicos deportivos de Barcelona barren para Barça y Espanyol sin ocultarlo, mientras que sus homónimos madrileños presumen de ser periódicos plurales, aunque subrepticiamente son madridistas, e incluso en ocasiones antibarcelonistas amparándose en motivos comerciales ( la venta de periódicos por la mayoría de lectores merengues).

Pues bien, esta presunta objetividad se desmorona en los últimos tiempos de forma alarmante, coincidiendo con una época de baja forma de la escuadra blanca ha surgido la mayor hornada de figuras futbolísticas que se recuerda de la Masía, culminando en una hazaña nunca antes lograda e insuperable, el Pep Team o Six Team. No cabe duda de que el Real es el equipo más grande del siglo XXI, con nueve copas de Europa en su haber, aparte de 31 ligas españolas, sin contar con que en sus filas han estado figuras determinantes para la historia del fútbol como: Di Stefano, Zidane, Ronaldo o Puskas. Es a partir de estos hechos irrefutables cuando los medios madrileños ocasionan lo que yo denominaría como ‘’ síndrome de repulsión a todo lo referente con el Madrid por saturación de información y peloteo’’. En algunos temas como el del jugador Raúl González Blanco la cosa pasa ya la barrera de lo paranormal, aunque esto derivaría en un ensayo y no en un artículo, por lo que lo dejaremos aparcado.

Con la llegada de Florentino Pérez la euforia madridista ha encontrado un filón con los fichajes de CR94 y Kaká. No hay que olvidar que pocos años antes el mismo Florentino había dejado al equipo blanco en la mayor crisis deportiva de su historia con tres años en blanco; eso sí, económicamente ni un pero. Este plus de vitalidad con la llegada de nuevas figuras hace que se busquen pegas o ayudas arbitrales a este Barça que, sinceramente, es el equipo que mejor ha tratado a la pelota desde el Brasil de los 5 dieces ( mundial 70) o el Ajax de Cruyff.

Los seguidores de equipos modestos sabemos que en partidos igualados contra los grandes las decisiones arbitrales en un 90 % se inclinarán más hacia Goliath que hacia David, de este modo resulta particularmente irritante que Marca publicara en su editorial una queja pública contra las ayudas arbitrales al Barça….. ¿ acaso el Madrid no recibe tantas ayudas como los culés?, ¿no es cierto que un penalti en área propia de tanto Barça como Madrid tiene que ser prácticamente una agresión para ser pitado?. Sin embargo, y esto es algo que ya apela al sentido común, cuando el futbolista merengue Pepe, que dicho sea de paso es de los mejores centrales de Europa, realiza una salvaje y detestable agresión contra el centrocampista del Getafe Casquero y el Cómite le endosa la pírrica sanción de 10 partidos y el Madrid apela dicha sanción, los medios madridistas condenan con la boca pequeña la brutalidad exacerbada del luso e incluso justifican la actitud del club diciendo que el jugador se excusó ( encima será un mérito…) y que está muy arrepentido.

La cuestión con la que quiero acabar es la siguiente, es una pregunta sencilla y directa:  ¿cuál hubiera sido la reacción de la prensa madrileña y madridista si en vez de Pepe la acción la hubiera protagonizado Javi Navarro o Pablo alfaro?.

Arturo Hacha