NBA: Los “segundones”

Por Gustavo Martín Manzano

Tras habernos centrado últimamente más en el fútbol que en otra cosa, toca recordar que este es un blog sobre deportes en general, y no conviene centrarse en uno sólo. Hasta ahora, hemos hablado sobre tenis, F1 y fútbol; nos faltaba el cuarto deporte más seguido por las masas en este país: el baloncesto. Caso curioso el del basket, en el que la gran mayoría de seguidores siguen la liga estadounidense de baloncesto, la NBA, quedándose nuestra propia liga, la ACB, un poco marginada por la audiencia, si bien es cierto que con el auge de nuestra selección y las alegrías que nos da últimamente la “ÑBA”, se está recuperando la afición al baloncesto nacional. Hablaremos sin embargo de la liga americana, y dejaremos la nacional para otro momento (y del buen hacer del sevillano Cajasol, ya era hora de volver al lugar que le corresponde), ya que es lo que nos habéis pedido en la encuesta.

La NBA es indiscutiblemente la mejor liga de baloncesto del mundo, el sueño de cualquier jugador, la Meca del basket. Como todo producto norteamericano, está convertida en todo un show mediático, en el que las grandes estrellas son adoradas como dioses. Y es que, si algo se ha valorado por encima de todo en la NBA, son las estrellas individuales, jugadores que ganan los partidos solos, herederos de Jordan, Chamberlain o Magic Johnson. Sin embargo, en el baloncesto actual, en el que el grado de preparación física y táctica roza ya los límites máximos del esfuerzo humano, una individualidad no te garantiza el éxito, ni mucho menos: hace falta un equipo.

Es en este momento cuando empieza a surgir otra forma de “estrella” de la NBA, una sin lugar a dudas mucho menos valorada que los megacracks, pero que en mi opinión posee si cabe mayor valía que los anteriores: los jugadores de equipo. Son estos profesionales que dejan en segundo plano su propia gloria personal, sacrificada para la mayor gloria del conjunto; jugadores que pasan quizás desapercibidos en las principales tablas de estadísticas, que no recogen detalles de tanta importancia como las ayudas que éste realiza el equipo, su liderazgo, su colocación en pista o su papel vital en el juego tanto defensivo como ofensivo de su equipo. Veamos algunos ejemplos.

La transformación de los Lakers

Tras una década dorada para el equipo de Los Ángeles, el declive y posterior marcha de Shaquille O’Neal del equipo provocó una caída en picado del rendimiento del equipo, pese a contar con un jugador de la talla de Koby Briant, en mi opinión el que podría calificarse como “heredero” más próximo a Jordan, un galáctico capaz de ganarte los partidos sólo…pero no todos los partidos. El equipo realizaba temporadas mediocres, siendo eliminado en playoffs a las primeras de cambio. Las culpas se achacaban a que Koby estaba solo, no había equipo… entonces se fichó a Gasol.

El bueno de Pau cambió los Lakers de la noche a la mañana, y ya en su primera media temporada lo llevó a las finales de la NBA. Sin embargo, uno mira sus estadísticas y sólo podía ver un jugador con buenos números pero no determinante. Tras el anillo de la segunda temporada, y sobre todo en la temporada actual, en la que su presencia en el campo asegura la victoria del equipo angelino (y su ausencia, la más que probable derrota), parece que los medios de comunicación se han dado cuenta ya de la gigantesca importancia del de Sant Boi.

Jason Kidd, el hombre-equipo por excelencia

Otro que se ha ganado su fama a base de trabajo y sacrificio ha sido Kidd, tercer jugador que más triples-dobles ha conseguido en la NBA, sólo por detras de míticos de la talla de “Magic” y Oscar Robertson. Tras sus inicios en Phoenix fue traspasado a los Nets, que tradicionalmente se consideraba como uno de los equipos “perdedores” de la NBA. Sin embargo su llegada revolucionó radicalmente el juego de los de New Jersey, llevándolos a los Playoffs y alcanzando dos veces las Finales de la NBA. Fue entonces cuando sufrió una grave lesión en la rodilla, y esta temporada los Nets se vinieron abajo; tras su vuelta al año siguiente, los Nets, campeones de conferencia.

No acaba ahí la cosa, podemos hablar también de la actualidad. Kidd ha sido traspasado a los Mavericks, un equipo de grandes númers habitualmente pero que en los últimos años llevaba un rendimiento claramente inferior al que se esperaba de ellos. Pues fue llegar Kidd y todo cambia. Para empezar, los Nets se hunden, y hasta la fecha llevan el escandaloso récord de 3-36 (contando además con la mayor racha de derrotas seguidas en la NBA de todos los tiempos). En cuanto al equipo tejano, los Dallas resucitan, van segundos en la Conferencia Oeste (sólo por detras de los Lakers), y Nowitzki vuelve a brillar, ayudado evidentemente por la labor del bueno de Kidd.

Ejemplos como estos hay infinitos, ahí tenemos por ejemplo a los Cavaliers, claros candidatos al anillo, guiados por Lebron James… pero Lebron ya estaba antes y el equipo no daba para más que llegar a la primera ronda de playoffs… quizá sea una coincidencia la llegada este año de Shaquille y Jamario Moon. Lo mismo pasa en los Denver Nuggets de Carmelo Anthony, terceros en el Oeste, guiados por el todoterreno Chauncey Billups, que ya hizo campeones de la NBA a unos Detroits Piston que sin él deambulan en las pistas con más pena que gloria…

En definitiva, podemos decir que la calidad individual de las grandes estrellas, de aquellos jugadores nacidos para marcar una época, no es suficiente; y que éstos necesitan un “segundón”, un jugador que se sacrifique por ellos y que haga equipo, que se encargue de la labor oscura y que le deje a él la gloria y el aplauso del espectador. Este artículo va por ellos.

¿Qué fue de…?

FEDERICO MAGALLANES

Inauguro la sección ¿Qué fue de…? , dónde analizaremos las trayectorias de jugadores ya retirados o simplemente situados en un segundo plano de desconocimiento y miseria futbolística.

Comenzamos las andadas con un futbolista conocido para aquellos que se consideren sevillistas.

———————————————————————————————————————————————————————

Ficha Personal

Nombre: Gerardo Federico

Apellidos: Magallanes González

Nacimiento: Montevideo, Uruguay (20/08/1976)

Peso: 80 Kg.

Altura: 1.85 m.

Posición: Delantero

———————————————————————————————————————————————————————

Iniciaría sus pinitos en este mundo del fútbol en el Peñarol de Montevideo, a los 20 años cruzaría el charco para jugar en el Atalanta durante dos temporadas. Tras esto lo ficha el Real Madrid, pero no tenía sitio (algo lógico) y fue cedido al Racing de Santander, donde jugó otras dos temporadas. Volvería a Uruguay para jugar en el Defensor Sporting, y más tarde regresar de nuevo a España, al Racing.

Tras esta trayectoria algo desequilibrada, iniciaría una etapa no menos ilusionante. Ficharía por el Venecia (que descendió), luego se iría al Torino FC (que descendió), más tarde al Sevilla FC (que fracasó), y por último al Eibar (que para no ser menos, descendió). De manera que en 4 años, Magallanes saboreó el fracaso máximo, ya que en 3 de los 4 equipos (5 si contamos sus andanzas en el Sans Club entre la etapa italiana y española, pero que realmente no nos interesa) existió un común denominador, o máximo divisor como quieran llamarlo, que fue el descenso de categoría.

Magallanes, hundido y totalmente desmotivado, decidió colgar las botas a los 29 años; hecho del que se arrepintió meses más tarde, tras haber mantenido una charla con Chuck Norris, y volvería a jugar, esta vez en las filas del Dijon francés, cuyo paso fue igualmente decepcionante. Pese a ello, el Mérida decidió ficharlo y hacerle jugar en 2º División B, pero ese lujo no podía permitírselo y decidió abandonar el club en marzo de 2009.

En competiciones internacionales, debutó en el 2000 con Uruguay, jugando 13 partidos a lo largo de su carrera, incluso llegó a jugar el Mundial FIFA 2002, todo un logro.Cabe decir que este jugador ha sido tachado de gafe…

“No tengo más nada que decir” (Bernd Schuster)

FDO: El ratón del área chica, Álvaro

Salvados por la campana….y por Palop

Por Gustavo Martín Manzano

Escribo estas líneas quizás todavía guiado por la euforia del momento, por esa sensación tan placentera de triunfo, de victoria, que tanto mejor sabe cuanto más se ha peleado por ella. Y es que vaya partido, vaya encuentro de fútbol no apto para cardíacos, vaya monumento que se ha hecho a la buena salud de la liga española. Dos equipos grandes, partiéndose la cara por entrar en cuartos de la Copa del Rey (sí, esa a la que se va a jugar con los suplentes… digáselo a Guardiola y a Jiménez hoy). Tras 180 minutos, ha salido ganador el conjunto hispalense por el doble valor de los goles en campo contrario, tras resistir esta noche el asedio de la mejor armada al servicio del balón, de un Barsa que ha hecho historia y que va a seguir haciéndolo, sin duda.

Pero tampoco hay que olvidarse de la realidad y adentrarse en un territorio ilusiorio de ilusiones, sueños y alternativas a grandes títulos; el Sevilla es un equipo grande, pero no una alternativa a los grandes poderes, al menos no todavía. Porque sí, hemos pasado, pero pidiendo la hora desde la primera mitad, y salvados por la campana… y por Palop.

La primera parte comenzó con un Sevilla atrevido, que iba a por el partido, un Sevilla que no tenía miedo del equipo culé. Sin embargo, poco tardó en diluirse esta sensación, ¿el problema? el centro del campo. Cierto es que tenemos innumerables bajas, que le jugamos al mejor equipo del mundo y que es previsible que esto ocurra… sí, son excusas aceptables, pero sólo valen si ha ocurrido por ese factor. El problema está en que el centro del campo se ha venido abajo por su cambio de actitud: al ver que las cosas empezaban a resultar más difíciles, que Iniesta era imparable, que Busquets hacía de arquitecto a falta de Xavi, y que Messi en un palmo te hace el apaño… les entró el canguele.

Con miedo a atacar y no poder defender una contra, Romaric y Duscher, que tampoco son precisamente un ejemplo de creatividad con el balón, desistieron por completo del empeño, dedicándose exclusivamente a destruir, y haciéndose imposible la circulación del esférico hacia los jugadores ofensivos rojiblancos, que sólo saboreaban la pelota merced a la descomunal labor de Adriano y Navas. Tocaba defender por tanto, y se hizo bien, vamos, parecía la Juve de los 90, infranqueable. Pero hasta a la Vecchia Signora de la pasada década le habría resultado imposible parar ese arsenal de talento formado por Messi, Iniesta, Xavi, Alves, Ibra… No se puede hacer, no se les puede dejar espacio a estos jugadores para que piensen, para que hagan juego, no se les puede esperar agazapados atrás como corderitos esperando que los lleven al matadero, porque por muy bien que se defienda, tarde o temprano te marcan. 

Así acabó la primera parte, y así empezó la segunda, que discurrió por estos derroteros hasta su final. ¿Que por qué estamos hablando entonces del triunfo sevillista? Por Palop. El gran capitán no sólo para lo imparable una y otra vez(la parada a cabezazo de Ibrahimovic es simplemente irrepetible), sino que controla el ritmo del partido a su antojo, saca el balón con criterio, y ejerce una influencia sobre el resto del equipo que no te la da ningún otro cancerbero en el fútbol actual, por muchos reflejos o calidad que tengan. Lo siento si parezco muy fanático, pero a mí no me cambien Palop por Casillas, ni por ningún otro. 

Al final sólo Xavi fue capaz de anotar un tanto, pero no fue por falta de ocasiones, hubo tantas que ni me acuerdo, y más de un aficionado sevillista habrá estado cercano a un infarto cada vez que Iniesta, Messi o Xavi cogían el balón. Y si algún sevillista no ha pensado que el silbido final puede ser la melodía más placentera del mundo, miente. Un saludo a todos mis compañeros rojiblancos, y a disfrutar del momento, que por algo habremos ganado al fin y al cabo al mejor equipo del mundo, ¿no?

¿El poder del dinero o el poder de los números?

Con el regreso de Florentino Pérez a la Presidencia del Real Madrid se volvió el verano pasado a la locura de los fichajes espeluznantes repletos de ceros, para hacerse con los servicios de supuestos dioses del olimpo futbolístico.

Así nos encontramos con los supuestamente galácticos, Kaká, Cristiano Ronaldo, Benzemá y Xabi Alonso, por ejemplo. Pues bien estos jugadores costaron respectivamente 94, 67, 35 y 30 millones de euros. O sea, cuatro jugadores por el módico precio de 226 millones de euros. Vamos bien.

El Barcelona, ante este derroche de su blanco rival, los tacha de locos y de poco responsables por desvirtuar el mercado inflando precios, pagando cantidades nada realistas, etc., pero hete aquí que ficha a Ibrahimovic… por 65 millones de euros mas Samuel Eto`o

No contento con ello, los de Camp Barça también se hacen con los servicios de Maxwell, 4,5 millones más 0,5 millones en concepto de variables.

En fin, de locos. Locos de atar. Eso sí, el Real Mardrid, a fecha de ayer, 10 de Enero, siguió con el modesto fichaje Higuaín de titular (un crack de los de verdad), dejando sentado a algunos de esos galácticos, y el Barcelona salvó su presencia de la Champions por mopr del genial trabajo de un jovencito canario llamado Pedrito. ¿El poder del dinero?.

 

Pero esto no es lo más llamativo. Lo que realmente me hace sentiorme desbordado es cotejar estas cifras astronómicas, la de los seis jugadores mencionados que suman 296 millones de euros (más lo que valga Eto`o), con, por ejemplo el presupuesto de ingresos de la República de Togo http://www.indexmundi.com/es/togo/presupuesto.html que asciende a 382 millones de euros, un pais con 6 millones de habitantes. El poder de los números. Ahí es nada.

La pérfida albión

Sirvan estas lineas para agradecer a los británicos en general, y muy en concreto los ingleses en particular, su maravillosa donación al disfrute global de este planeta a través de los deportes.

Y es que los ingleses, siempre inquietos, revoltosos y creativos a lo largo de toda la Historia, han sido los inventores de multitud de juegos y deportes.

Sin ir más lejos, fueron los inventores del fútbol, y por tanto gracias a ellos existe el Betis. Nada más que por eso les estamos agradecidos a pesar, por supuesto, del paréntesis actual del segundazo en el que los béticos nos hayamos inmersos.

Pero no nos perdamos con cuestiones “secundarias”, también fueron inventores del tenis, deporte distinguido donde los haya en sus orígenes y apasionado como el que más en la actualidad. Gran aportación en su haber.

También fueron los que por primera vez en la historia cogieron voluntariamente un balón así como deforme, ahuevado, y de nuevo crearon una disciplina tan divertida y espectacular como fue el rugby, deporte de estudiantes y de currantes fornidos de toda la vida que después fue absorbido por sus primos anglosajones también del otro lado del charco creando el llamado futbol americano, el número 1 en USA, con el mismo balón de huevo, pero más brutos si cabe. Eso sí, en América lo practican con todo tipo de protecciones del físico.

Caso parecido es el criquet, invento inglés, pero manipulado genéticamente por los americanos para crear el divertido beisbol (que nunca entendí porqué no triunfa en Europa). Y es que el criquet, amigos, es tela de aburrido. Pero lo importante es que a ellos, a los hindúes y a dos más les divierte muchísimo.

Seguimos, ¿qué me dicen del golf, un palito y agujeros mínimos cada chiquicientos metros?, pues también es fruto del ingenio de estos juguetones isleños. Deporte que también ha pasado de ser elitista a, cada vez más apabullantenmente, deporte de masas.

Y así podemos seguir con el pinpong, y un largo etcétera, o incluso con adaptaciones de deportes de sus colonias, como el polo en la India, que ellos importaban para nuestro entorno y para América.

Lo que más nos puede maravillar -rozando lo inaudito- es verificar que apenas han cambiado las reglas de todos estos deportes. Es impresionante la perdurabilidad de algo que, teóricamente, cuando se generaliza tanto, tendría que haber sido adaptado con el tiempo. Pero no, están bien paridos los jueguecitos.

O también tiene mérito que, muy en la línea de los británicos que conducen por el lado incorrecto, pesan rocas en vez de kilos o corren durante millas y yardas en vez de kilómetros, nos han conseguido “colocar” –atención- formas de puntuación totalmente caprichosas, muy suyas, como el 15 a 40 o 30 a nada del tenis. O el birdie (pajarito) y bogey (moco) para contarnos cómo le va la partida de golf a un señor.  Enhorabuena, liantes.

Y muchas gracias por tanto ingleses, por tanto aporte al disfrute. Disfrute del resto, mayormente, porque la verdad es que los pobres después no son campeones en casi nada… Pero les queda la gloria de su inmensa contribución.

¿O no?

Kanouté anota un tanto para la mágica igualda

El delantero sevillista Frederic Kanouté logro ayer un tanto fundamental en la copa de África, la cual comenzaba este domingo con un Angola-Malí. El portentoso delantero anoto el 4-2 de su selección, que ha sido capaz de remontar un partido con 4 a 0 e contra en el minuto 79, pero un primer gol de Keita acorto distancias, el de Kanouté en el 88, ilusionó a su equipo. Yatabare, en el 90, marco el 4-3 y keita, en el descuento, igualó el partido. Épica remontada del equipo Mali que se confirma como una de las grandes africanas.

De esta forma Frederick Kanouté rompe una mala racha de casi un mes sin meter gol desde el 13 de diciembre en el partido Sporting-Sevilla donde anoto el tanto de la victoria de los de nervión.

Echar al entrenador: solución o problema

Por Cristobal Sánchez Castillo, que nos ofrece una opinión personal sobre el conjunto bético desde la perspectiva de sus propios aficionados. Gracias por el artículo.

El Real Betis comenzó la temporada como favorito al ascenso, a día de hoy, el Hércules y La Real Sociedad se escapan a 9 puntos del conjunto sevillano, que se encuentra séptimo, a 3 puntos del ascenso. La distancia actual con los equipos de cabeza, hace pensar que el equipo de Heliópolis, pugnará por la tercera y última plaza de ascenso.
Al Betis se le suponía una de las mejores plantillas de la liga Adelante, con internacionales como Ricardo, Nelson, Emaná, Odonkor o Sergio García, por lo tanto, el objetivo del ascenso de categoría debía ser poco más que un paseo. Para tal objetivo se fichó al experimentado entrenador Antonio Tapia, que venía de hacer una buena temporada con el Málaga CF. Tras media temporada el equipo ha dado un rendimiento muy irregular, con espectaculares goleadas ensombrecidas por humillantes derrotas, y el máximo mandatario, Manuel Ruiz de Lopera, empieza a perder la paciencia.
En tal situación parece que lo ideal es el cambio de entrenador, pero lo preocupante son las carencias mostradas a día de hoy por el plantel, ya que los centrales son muy poco contundentes, los medios no mandan en la medular, los extremos no desbordan y los delanteros, además de ser tan sólo dos, para una categoría dura y larga como la segunda división, no están encontrando portería con facilidad.


Ante esta, y desde mi humilde posición, recomendaría a Ruiz de Lopera, que no utilice a Tapia como “cabeza de turco” y que se rasque el bolsillo en busca de refuerzos, para confeccionar en el mercado invernal una plantilla acorde con la afición, historia, presupuesto y expectativas del club.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.